viernes, octubre 23

apartada en el fondo de un bar

Apartada a un costado,
bebes alcohol como agua bendita,
fumas como si eso te llevara hacia alguna solución.
Rezas mientras pecas,
sueñas mientras mueres.
Apartada a un costado,
en el fondo más oscuro de un bar,
la gente pasa, borrosa y sin rostro,
te apoyas en la barra,
el asiento se mueve,
todo se mueve.
Apartada en un costado,
sumida en un silencio interno,
deseas llorar
¿cómo llegaste hasta aquí?

basta, basta porqeu ya no te aguanto mas delfina

No, no, no . Sigo sin entenderlo ¿Cómo puede ser?
Por qué yo soy la única aparente persona en la faz de la tierra que se cuestiona por todo .
A veces, en realidad prácticamente siempre, olvido que después de todo eso que me pasa a mi, todo eso que parece infinito, e inagotable, hay un mundo, y hay otra gente, y esa gente esta bien
si ¡ESTÁN BIEN! , yo tampoco puedo creerlo .
¿Cómo hacen para parecer seres tan simples?
¿Por qué ellos aparentan no cuestionarse hasta el apellido?
esagenteesfelizporquéyonopuedoserlo?porque?

Y después de todo, la terrible ironía de que me cuestiono hasta que me cuestiono mucho !


sábado, octubre 17



Inhala, exhala, inhala, exhala .
empiezo a recordar .

primero son imágenes.

poco a poco aparecen frases recortadas al azar.

poco a poco las caras se hacen nítidad.

Y ahí es cuando empiezo a querer olvidar .

arranca, frena, para, no te caigas .

Vamos, se fuerte,
vamos,
levantate,
dale,
intentalo de nuevo,
vamos .
No renieges,
no te quejes,
no rueges,
no supliques
¡Basta de rebajarte a ti misma!
deja de llorar,
deja de arrastrarte
¡Cucaracha!
¿Estás lista?
continuemos,
apurate
o llegaremos tarde,
es tiempo de partir.
No te puedo decir a dónde,
ni cómo vamos a hacerlo,
ni cuando...
Pero sígueme,
lejos,
lejos
lejos,
lejos
atrás todo quedará.

viernes, octubre 16

harta del cambio .

no sé que es lo que pasa, pero estoy acostumbrada, extraño es cuando lo sé. Pero tengo la rara certeza de que de verdad necesito un cambio, sí, otro más . No puedo permanecer demasiado tiempo con algo, me cansa, me aburre, y me agobia monstruosidades la rutina. Siempre pienso, okey, el último cambio, ahora me quedo con esto, con lo que me queda ahora . Pero poco tiempo después me encuentro en el mismo estado que antes.
Llegada a este punto, en el que otro cambio sería precipitado, y ya hasta rozando los bordes de la exageración, llegué a la conclusión de que el problema no está en mi entorno, en eso que tanto me cansa de mi al rededor, sino, dentro de mí . Yo soy la monstruosamente agobiante aburrida, y frustrada. Que sumado a eso esta mi bendita indecisión perfectamente escondida por el manto de una necesidad de liderazgo que me predomina .
Me costó rato llegar a esa conclusión, pero luego de evaluar el por qué de todos mis cambios, me doy cuenta que no sé lo que me gusta y hasta que no lo sepa no voy a dejar de cambiarme y transformarme y convertirme milésimas de veces .
Si no se lo que me gusta ¿cómo lo voy a encontrar?. Cómo se puede encontrar algo que nunca se perdió, algo que no se sintió su falta.
Es esta búsqueda de lo imperdido lo resulta en cantidades monstruosas como una inyección directa en las venas de hartamiento .

martes, octubre 6

me es muy complicado (por no utilizar el término imposible, que siempre es tan variable), explicar lo confuso, frustrante, agonizante, tedioso, monstruoso, asqueroso, repugnante, meláncolico y deprimente (aunque el termino etcétera sería mas adecuado, porque nunca paran de surgir adjetivos negativos), que es sentirse ajeno a sí mismo, y con esa constante extrañeza al verse, al ver tus pensamientos transformados en acciones, al comprobar tus dimensiones, al palpar los latidos, a sentir el ardor de los rasguños, al captar luces y sombras, al ocupar un lugar en el espacio, al sentir cualquier clase de dolor físico, al percibir texturas, al rozar del aire por la garganta, al sabor captado por la boca, al tener frío y calor, y al necesitar descansar la mitad de lo que nos cansamos, y la sensación mucho más que confusa de sentir que, de algún modo, este no es un lugar permanente, sino más un cuarto aquilado, es simplemente una residencia con estadía a corto plazo, es otro ser extraño, y yo solamente lo habito en el escaso tiempo que dura una vida .

espejos


me arranco, me quito, me corto, me divido : ya soy dos . ahora puedo por fin conocer a alguien que sienta, piense, hable, actúe y se vea igual que yo . al fin, con ayuda de mi, podre sentirme más normal, porque al fin conosco a alguien igual a mi: yo .



necesito una soga, más puente que soga, más ancla que puente, enganchada directamente a la realidad . Algo que me permita saber hasta qué punto termina lo lógico y dónde empiezo a perder la cordura. Ya perdí conocimiento de mis extremos de infranormalidad presentes en mis divagaciones.
que asco es ser uno, y no poder arrancarse de esa máscara, de la caparazón que hecha a perder cosas que son más valiosas de lo que el exterior pueda mostrar .
y que frustrante y desesperante es no poder exteriorizarse, no representar la misma persona por dentro que por fuera, no encajar, sentirse perdida en una infinidad de aire y masa que no encuentra lugar, ni se encuentra a si misma .
cómo alguien puede encajar con la realidad si nisiquiera puede encajarse en su propio cuerpo .