domingo, diciembre 16

desnudez

"Siempre es terrible ver a un hombre que se cree absoluta y seguramente solo, pues hay en él algo trágico, quizás hasta sagrado, y a la vez horrendo y vergonzoso. Siempre -decía- llevamos una máscara que nunca es la misma sino que cambia para cada uno de los papeles que tenemos asignados en la vida: la del profesor, la del amante, la del intelectual, la del marido engañado, la del héroe, la del hermano cariñoso. Pero ¿qué máscara nos ponemos o qué máscara nos queda cuando estamos en soledad, cuando creemos que nadie, nadie, nos observa, nos controla, nos escucha, nos exige, nos suplica, nos intima, nos ataca? Acaso el carácter sagrado de ese instante se deba a que el hombre está entonces frente a la Divinidad, o por lo menos ante su propia e implacable conciencia. Tal vez nadie perdone el ser sorprendido en esa última y esencial desnudez de su rostro, la más terrible y la más esencial de las desnudeces, porque muestra el alma sin defensa."

E.S.
S.H.yT.


domingo, noviembre 4

por otros lados

Relamiéndonos las heridas (podemos aprender a querernos)

jueves, octubre 25

falta

Días de locura y melancolía, el insomnio, noches de putrefacta felicidad, zapatos con barro, deseos incumplidos, paraguas bajo la lluvia, escasez de sueños, silencios eternos, linternas en la oscuridad, furias descontroladas, amaneceres de frenesí, un té, la voz, llantos desconsolados, gritos, amor en cuotas, reticencias de lo divino, vacíos irrecuperables, nuestro pasado, mi presente y tu futuro.
Justo cuando estoy peor, cuando más te necesito, no estás.

cóncavoYconvexo

Ante la más humilde belleza te arrodillás,  amedrentado por la monstruosidad que cargás como cruz y que creés con convicción que reflejando esa hermosura en tu ser, te transformará a vos también (y ese peso se aliviará).
Qué suerte que no llegaste a la humillación ajena del desamor, y a tiempo te diste cuenta que la divinidad no tiene reflejo sino que la hermosura nace en uno, y se expande sólo y cuando hay armonía en el mundo interno y externo (siendo las personas mundos particulares y eternamente distintos). Es por eso que esperar que tu mundo cambie únicamente por acción de otro no va a llevarte más lejos que a una amarga decepción.
(Lo inútil es explicarte que yo no tuve la culpa de que no seas mejor, como yo ya no puedo seguir culpándote a vos por como soy).

martes, octubre 16

Pupilas rebalsantes de amargura y una voz desgarrante de pena.
Nada más me bastó para asegurar que, finalmente, no fue la vida la que te golpeó. Que delatás en todo tu ser un alma monstruosa y hueca. Fría y distante. Y que hasta el mayor de los placeres no puede producirte satisfacción, como un hambriento que jamás se saciará.
Siendo siempre los pies descalzos los que pisan mejor, mas se clavan espinas y se atropellan con piedras.

martes, octubre 9

Alimentando mi mundo interior.

Ese tan extenso.
Que nunca conté.
(En el que me gusta esconderme)

lunes, octubre 8

No conozco el odio, porque nunca lo sentí por nadie más que no sea yo.

(mis)pensamientos

Son como retazos, manchones, sombras difusas en noches con neblina; y la vez son rayos tan claros y precisos, intermitentes: reconfortantes y aterradores. Enredados, pegajosos, casi una masa amorfa, divisible en tantas partes y cada una en tantas otras. Y aparecen cuando quieren y de la manera menos sutil posible, con zapatos de hierro y piso de espejo, con sonrisas macabras. Y se les nota en los ojos el regocijo, por el infortunio de quien las padece. A veces son tan suaves, y frágiles como burbujas, con miedo de avanzar, miran desde un rincón (sabiendo que la oscuridad los puede aplastar).
Pero jamás coherentes y homogéneos.
Qué útiles resultan palabras falsas a egos que las necesitan escuchar. Preferible adoptar como cemento estable y sólido a esa cuerda floja en la que estamos siempre al borde de caer. (Pero si no miramos abajo, cómo vamos a recordar lo frágiles que somos y los segundos regalados que desperdiciamos)
Si por ahorrarte la pena te escatimé en amor fue porque a mí me prohibieron sentir y me dieron dolor.

miércoles, octubre 3

UnDios

Años atrás, hubo algo que quiso que viviera ¿O fue casualidad?
Tendería a esta última opción, porque si algún Dios tomó esa decisión sólo me queda pensar que es un sádico o que se equivocó.
¿Para qué darle vida quién no quiere? Habiendo tantos otros que tanto anhelan un minuto más en este mundo.
No entiendo esos juegos siniestros, pero jamás me inclinaría por la postura de que los hechos son simplemente sucesos al azar, sin ninguna especie de cadena que los una y trágicamente le puede suceder a cualquiera.
Entonces, si hay alguna especie de poder más allá de nuestros ojos, le pido que me muestre algo que valga la pena. De esas cosas en las que la gente piensa al levantarse, los motiva a sacrificarse, a perseverar, les da una razón para reír y para llorar. Porque hasta el dolor puede ser un móvil suficiente.
Pero la indiferencia...
Que el blanco, el negro, el odio, el amor, los amigos, los enemigos, la lluvia, el sol, la sociedad, la soledad, el habla, el silencio, la lectura, la risa, el llanto, el deporte, la ciencia, el día, la noche, los secretos, la familia, la salud, la vida y la muerte, no provoquen emoción alguna: no te muevan un músculo, no te hagan sentir odio, ni rabia, ni amor, ni deseo, ni siquiera el más leve sentimiento. Eso es una condena.

martes, octubre 2

vejez

Y si al final, mi amor, lo único que vale es la escencia, espero que entiendas la diferencia entre ser y aparentar, porque al que quiso en serio nunca se le pudrió el corazón.
Fijate, que de tanto mirarte en el espejo ese reflejo se puede distorsionar.  No amagues, no tiembles: achicate y escuchá, que hasta un silencio puede enseñarte a respetar.

martes, septiembre 25

creerOreventar

No importa lo que hagas, o el tiempo que pase, siempre va a estar esa voz repitiendo:
No mereces nada, nada bueno, nada, nada, nada, en toda tu vida.

jueves, septiembre 20

Dame una señal de vida (aunque no la quiera oír)

domingo, septiembre 16

cuevas

Creí en vos como un ciego que deposita toda su confianza en la vista de un guía, o como un creyente moribundo en su dios, porque siempre fue más fácil creer que ver la realidad, áspera y amarga como siempre lo fue. No te culpo por desilusionarme, como no culpé a Dios por esas tantas veces que me falló (porque al fin aprendí que no existe más que el destino irónico y una cronología ridículamente repetitiva, y culpar a los demás por nuestras fallas solo es prueba nuestra falta de consciencia e inmadurez), pero sí te culpo del frío, la oscuridad y el silencio, porque siempre supe vivir con éstos, como única realidad conocida y aceptada, como el único mundo que supe ver, hasta que me mostraste el calor y nunca jamás me pude olvidar de él, así como de tu voz. Pero nada más cruel que haberme dado un fósforo en mi penumbra y enseñarme la miseria en la que vivía sin saber. Y ahora los recuerdos parecen sueños lejanos, prefiero pensarlos como irreales e inexistentes, porque nunca voy a llegar a salir de mi luctuosa realidad.

IndiferenciA

Qué alma putrefacta y estancada termina por ser aquella que lo único que supo y aprendió es lastimarse y lastimar a los demás. ¿Es que realmente no encontramos más placer que en una herida? Tanto propia como ajena; el dolor que nos unió puede separarnos hasta el punto en el que el querer se transforma en un monstruoso sentimiento voraz de deseo y repleto de contradicciones, tan oscuro y profundo, que es mejor odiarte que necesitarte. 

miércoles, septiembre 12

soga.nudo.techo.

No me dejes pensar más, por favor. Me hace tan mal querer entender(me).

martes, septiembre 11

Mientras la resina putrefacta se acumula bajo tus tobillos, tallando espirales de ciempiés, rezás un adiós inoportuno e inhalas la sangre que alguna vez te dio la paz que creíste tener.
Combatiste contra mil guerreros sedientos y mortificados, viste la amargura en sus ojos y aprovechaste el momento para destrozar el último hilo de vida de quién ya no lo quiere.
Pero ese haz de luz, momentáneo y vagamente existente, te dio tanto para ver y te dejó tan ciego.
Realidades alternas, silencios mezquinos, enredaderas paradójicas, cimientos huecos, religiones sin fe, cielos de cemento, y sobre todo, cadenas.
Cadenas.
Indesatables, indestructibles, religiosas, sociales, económicas, sentimentales, políticas, ambiciosas, restrictivas, profundas, rectas, superficiales, paternales, inseguras, pero nunca reales.
"Sentí como si el último barco que podía rescatarme de mi isla desierta pasara a lo lejos sin advertir mis señales de desamparo. Mi cuerpo se derrumbó lentamente, como si le hubiera llegado la hora de la vejez."

jueves, agosto 30

martes, agosto 7

No sos más que una sombra, que un patrón vislumbrado a la lejanía, un recuerdo que nunca llegó a ser momento.
Un boceto de mí, doble faz, pero nulo como cualquier reflejo, inexistente y vacío de esencia.
Recordarte es soñar, es intentar imaginar algo que cada vez se vuelve más nubloso, erróneo y confuso, y darle a eso un significado que ya se perdió desde que no estás.

rinconesrecónditos

Te escondiste, te quisiste proteger, te encerraste en lo más profundo de tu ser, no te animaste a intentar, y al final.. ¿Para qué?
Temías que te descubrieran, y el mayor miedo siempre fuiste vos, vos no te dejabas, no te permitías, no te liberabas.
Te aterraste tanto que ya no pude seguir. No quise saber más de vos, quería correr, alejarme tan rápido como pudiera, como me dieran las piernas.
Y así, escapé.
(Eso pensé)
Pero a la primera vuelta de la esquina, noté el más amargo de los dèjá vu, y las infortuitas coincidencias se tornaron en una entera monstruosidad.
Vos eras yo.
Te quise quitar, te odié tan profundamente que te hice ajeno a mí, un extraño, que jamás me perteneció y poco conocí.
Y en los rencores más profundos te vuelvo a olvidar, porque nunca pude deshacerme de mí por completo (Y no soporto esta esclavitud que nunca elegí y que a los demás hace tan feliz)
Ni la mitad de esto.
Ni un cuarto.
Ni la mínima parte.
No sabés nada. 
No te adentres a lugares sin retorno, perdés sin apostar y amagás sin efectuar.


miércoles, julio 25

Tanto silencio afuera. Tanto ruido adentro.
Somos lo que nos hicieron.
Bueno o malo, nadie se hace solo.
Desde el principio absorbemos, imitamos y retenemos.

lunes, julio 23

Qué rápido bloqueo toda emoción.
Siempre tuve un escudo resistente.
Vacié todo dolor propio en vos, como si fueses algo significante.
Me descargo de este odio infinito apuntando a un amor que nunca existió, que nunca supe sentir.
Que nunca va a haber.
Era mejor pensar en algo, intentar darle una razón, que tratar de desenmarañar nudos del pasado, del presente y de lo irreal.
Aprendimos de los juegos de la peor manera, fallaste millar de veces y ya dejaste de caer. Repetiste los golpes, por mas duros y bajos que sean. Te humillás y humillaste tanto o más.
No es el mundo contra vos, es cada uno por su cuenta. 
No dependas de nadie, jamás. Y no te dejes engañar. 
Muchas mentiras parecen verídicas cuando sólo pensamos en lo que queremos escuchar y no en lo que de verdad tienen para decir.
Ahorrarte el disgusto es desconfiar, apartarse, no demostrar nada, ni en el juicio final, ni aunque no haya deseo más profundo.  

Paredes

Tenue, casi imperceptible, pero latente, vivo como el principio y hasta el fin.
Es parte de lo que es, incambiable, distante y engañoso. 
Sin otro camino mejor el cuál seguir, nos vamos derecho a la ruina, casi complacidos.


domingo, julio 8

hold on?

Te juro, amor, que hay veces que ya no puedo resistir más.
Si me rindo, ¿haría mal a alguien de verdad?

martes, junio 26

Confundo en mi mente lo que soy y lo que quise ser

Si te digo que no soporto vivir casi todos los días de mi vida, no lo vas a tomar en serio ¿No?
Quisiera poder decir cuánto amor, deseo, odio y vulnerabilidad siento.
(Sólo si nadie me escucha, nadie se entera, puedo al fin revelarme mis secretos)
(No quiero pasar el resto de mis días conmigo)
¿De verdad debo tener esperanza? ¿Realmente sirve de algo?
Tal vez la fe no mueve montañas, ni una mísera piedra, tal vez sólo nos estupidiza, quitándonos la posibilidad de dejar lo imposible de lado y continuar con nuestra vida de la manera que podamos.
Es difícil de creer que nos mantengamos vivos sólo de deseos, siempre en busca de uno nuevo.
Ya no quiero desear más algo que no se va a realizar. Prefiero vivir sin deseo que con sueños frustrados.

domingo, mayo 6

Quisiera poder dejar de pensar. (Duele).
Acostarme y simplemente dormir.

miércoles, abril 25

lunes, abril 23

amor-odio

Nunca había entendido a lo que se referían con 'del amor al odio hay un solo paso'
Nunca le encontré sentido, si odias a  alguien no lo querés, pensé yo. No lo voy a amar si lo odio.
Pero entonces me di cuenta qué es amar, y qué es odiar.
Amar incluye tantas cosas, que son innumerables, no necesariamente amar es felicidad, ni ser correspondido, ni involucra las palabras futuro o compromiso. Amar puede doler, puede ser el sentimiento más horroroso, te puede arruinar la  vida. 
Yo entonces, me doy cuenta, que soy este ser, que ama, que ama muy de vez en cuando y a pocos, pero que cuando lo hago, amo más de la cuenta, no entiendo cómo expresarlo y pocas veces lo hago de la manera correcta, y amar me hace tan mal, que prefiero no hacerlo, lo evito, como si así pudiera dejar de sentir.
Como quisiera ser de hielo, como a veces  aparento, y es que en realidad siento tanto que me impide pensar con claridad.
Siento el dolor de cada persona, me pongo en su lugar, siento el pasado, como si los errores fuesen míos, siento el  futuro, como si él dependiera de mí, pero sobre todo siento sufrimiento, más que cualquier otra cosa. 
Me culpo por cosas que sé que no son mi culpa, pero que deseo enmendar.
Entonces empieza el odio, me empiezo a odiar a mi por vos, y por todos, para ahorrarles el trabajo, para excusarme, me amparo en que a mi tampoco me agrado.
Y luego empiezo a odiarte a vos, por hacerme sentir así, por clavarte  tan adentro, por hacerme amarte así.
Cuanto más se ama más se odia, o eso pienso yo.
La realidad del odio, no es como la pensamos. No odiamos a alguien que nos cae mal, que no nos gusta estar con ellos, que diferimos en las formas de pensar, eso no es odio, es simple incompatibilidad, y no va más allá.
El verdadero odio te obsesiona, te atrae  tan fuerte que es demasiado fácil de confundir, te hace pensar en esa persona todo el tiempo, aunque sólo sea de manera negativa. Pero en definitiva estamos pensando en el, y ¿eso no es lo que hace el amor?
Tanto como si odias o amás mucho a una persona, llorás por ella, pensas en ella, hablás de ella, y soñás con ella.
Entonces viene la parte  extraña del asunto, ¿por qué son tantas las similitudes entre palabras que suponen ser antónimos? ¿Es que en realidad existe diferencia alguna?
Todo este gusto extraño me dejó esa frase tan simple, tras procesarla un rato, y es que quién la pensó, no la dijo al azar.

(complicaciones)

Cuando se va, estoy lejos de sentir indiferencia, va más allá de todo dolor o alegría.
Cuando se va no soy nada, siento que ya dejé de existir por el sólo hecho de que no me hace falta si no está.
Es casi inverosímil la manera en la que uno puede amar tan fuertemente hasta llorar con tan solo pensar en  su ausencia y a la vez odiar e ignorar cuando estamos frente a él. Somos difíciles, nadie lo negó, pero no hasta hace poco me di cuenta de cuánto.Supongo que las cosas  claras son insulsas y al poco tiempo nos agotan, tal vez las idas y venidas, este viaje ambivalente que atravesamos nos haga triunfar con mayor recompensa, pero si pudiera simplemente decirte todo lo que pasa por mi cabeza, lo que siento y que no sé descifrar, eso que se me anuda en la garganta y no me deja tragar, ¿me aceptarías?
De verdad es el miedo de arriesgarse una dificultad, o el obstáculo empieza en la poca fe y confianza en nosotros mismos, que nos asegura, ya sin intentarlo, que vamos a caer.

sábado, febrero 11

Hola, no te acordás?
Este suponer de olvido se clava cada vez más hondo.
Puedo recordar lo mucho que te quise, y quiero llorar al darme cuenta que te sigo queriendo y ya no estás acá..
Continuar con mi vida es tan difícil cuando no estás en ella, pensar que nunca te valoré como debí, que no me importaba, que aunque me pedías que no me fuera lo hice igual, y ahora me siento más sola y te extraño más.
Y duele más todavía el saber que a vos no te importa.
Perderte lastima mucho, y no soporto más pérdidas, por favor, quedate conmigo en mi ilusión.